Osteoporosis

Osteoporosis: Todo lo que deberías saber

La osteoporosis afecta a 1 de cada 3 mujeres en el mundo y causa más días de hospitalización que el cáncer de seno por cuenta de las fracturas por fragilidad ósea, en cualquier edad una fractura es traumática y reduce la funcionalidad de quien la sufre, sin embargo, en un paciente de edad avanzada la recuperación de una fractura se hace más difícil y en la mayoría de los casos afecta la calidad de vida del paciente y sus familias.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una disminución de la densidad de los huesos a causa de la pérdida del tejido óseo normal. Esto conlleva una menor resistencia del hueso frente a los traumatismos, con la consiguiente aparición de lesiones. Hace que los huesos se debiliten y se vuelvan quebradizos, en tal medida que una caída o incluso una leve tensión, como agacharse o toser, pueden ocasionar hasta fracturas, que ocurren con mayor frecuencia en la cadera, la muñeca o la columna vertebral.

Cualquier persona puede desarrollar osteoporosis, pero es más común en mujeres adultas mayores, especialmente posmenopáusicas, blancas y asiáticas.

Tener hábitos de alimentación y un estilo de vida saludable desde la niñez, es muy importante para el desarrollo de huesos sanos, que a largo plazo ayudarán a prevenir la osteoporosis y posibles fracturas.

La osteoporosis ha sido llamada “una enfermedad de la edad pediátrica que se manifiesta en la edad geriátrica”, debido a que la cantidad de hueso o masa ósea que se desarrolla o se deje de desarrollar durante la niñez y la adolescencia, es un factor importante para determinar la calidad del  esqueleto para el resto de la vida. Los hábitos de salud que los niños estén aprendiendo ahora, pueden literalmente fortalecerles o debilitarles los huesos a medida que crecen.

La mayoría de las personas no conocen que padecen la enfermedad hasta que sufren una fractura por golpes insignificantes o mínimos o desde  su propia altura, por esto se le conoce como una enfermedad silenciosa. El riesgo de padecerla se incrementa con los años pero en forma especialmente importante al llegar la menopausia, pero es importante saber que se puede prevenir y tratar.

¿Qué ocurre en los huesos cuando hay osteoporosis?

Si observáramos un hueso sano al microscopio, podrías ver una gran cantidad de pequeños orificios y espacios entremezclados en la estructura, como un panal.

En la osteoporosis, estos orificios y espacios son más grandes, reduciendo la densidad y resistencia del hueso.

La densidad ósea (que hace referencia a la cantidad de minerales, principalmente el calcio hay por área de hueso) el cual empieza a reducirse aproximadamente a partir de los 35-40 años en hombres y mujeres, pero la disminución de los niveles de hormonas como los estrógenos, después de la menopausia aceleran el proceso.

Además, si se presenta menopausia anticipada (antes de los 45 años) o extracción de los ovarios, se puede tener un riesgo mayor de desarrollar osteoporosis.

Las fracturas que más frecuentemente se relacionan con osteoporosis en la edad avanzada son las fracturas vertebrales, de cadera y muñeca, quienes las sufren después de los 50 años requerirían atención médica para evaluar la calidad de sus huesos e iniciar tratamiento si fuera necesario.

Síntomas evidentes de la osteoporosis

Se le ha llegado a calificar como una “enfermedad silenciosa”, sobre todo en su etapa inicial. Esto se debe a lo asintomático de la reducción de la masa ósea. Pero una vez que los huesos comienzan a debilitarse, se generan los primeros indicios, con signos como dolor de espalda (generalmente provocado por una vértebra fracturada o aplastada), pérdida progresiva de estatura, encorvamiento de la postura del cuerpo y, como ya dijimos, huesos que se rompen mucho más fácil de lo esperado.

Es decir, que la osteoporosis es producto de un  proceso degenerativo y para entenderlo hay que remontarse a las etapas iniciales de la formación del cuerpo humano y su posterior desarrollo. En esta fase, los huesos se encuentran en un estado constante de renovación: se desarrollan huesos nuevos y se descomponen los huesos viejos. Cuando se es joven, el desarrollo de huesos nuevos es más veloz que la descomposición de estos, por lo cual la masa ósea aumenta. Después de los 20 años, este proceso se hace más lento y la mayoría de las personas alcanzan su masa ósea máxima a los 30 años, pero a medida que envejecen, se pierde más rápido de lo que se crea.

La probabilidad de desarrollar osteoporosis depende en parte de cuánta masa ósea se obtuvo en la juventud. Ésta es en parte hereditaria y también varía según el grupo étnico. Cuanto mayor sea la densidad ósea máxima, más tejido óseo se tendrá, de reserva, y por lo tanto menor será la probabilidad de contraer osteoporosis en el envejecimiento.

¿Se puede detectar la osteoporosis antes de presentar fracturas?

Existe un examen no invasivo, la Densitometria Osea (DXA), que permite valorar los niveles de densidad mineral ósea, se realiza una exploración de los sitios del organismo con mayor riesgo de fracturas por osteoporosis (Vertebras y cadera), este examen es indoloro y tiene una duración de 10-20 minutos aproximadamente. El informe de la exploración de DXA indica al médico como está la salud ósea general y el grado de pérdida ósea detectado.

También se puede diagnosticar osteoporosis después de sufrir una fractura ósea debido a una lesión leve o movimiento. Sin embargo, el médico puede solicitar igualmente una exploración de DXA para determinar la gravedad de la pérdida ósea y ayudar a orientar el tratamiento, este examen se realiza además a las mujeres en perimenopausia y a los hombres mayores de 65 años y a todos los pacientes con factores de riesgo para osteoporosis previa valoración por el médico tratante. En ocasiones, incluso después de sufrir una fractura, la exploración de DXA puede indicar una densidad ósea normal. En este caso, la fractura puede haber sido causada por un deterioro de la resistencia ósea general; un efecto secundario común del envejecimiento.

Factores de riesgo para la osteoporosis

Cualquier persona puede desarrollar osteoporosis, pero es más común en mujeres adultas después de la menopausia y en hombres mayores de 65 años. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Estatura pequeña y complexión delgada
  • Antecedentes familiares de osteoporosis
  • El consumo de algunos medicamentos, especialmente glucocorticoides (revisar el uso de estos medicamentos con su médico)
  • Ser mujer de raza blanca o asiática
  • Tener baja densidad ósea

Para mantener huesos resistentes, es importante consumir una dieta rica en calcio y vitamina D, practicar ejercicio y evitar el cigarrillo, adicionalmente controlar el riesgo de caídas con el uso de calzado adecuado, instalación de barandas en escaleras y baños, evitar el uso de tapetes en lugares de transito y mantener una iluminación adecuada pueden ayudar a prevenir fracturas.

La osteoporosis y sus mitos

La doctora. Deborah Sellmeyer, directora del Centro Johns Hopkins para el estudio metabólico de los huesos, en Baltimore, Estados Unidos, disipa algunos de los mitos más comunes sobre la osteoporosis. Y en torno a cada uno de ellos ofrece valiosas claves para enfrentar esta dolencia.

Es una parte natural del envejecimiento: Aunque es más probable que ocurran a medida que envejeces, la osteoporosis, y las fracturas que causa, no son inevitables. Existen herramientas útiles para evitarlas, como consumir suficiente calcio y vitamina D, así como hacer ejercicio, todo ellos con la indispensable orientación de un especialista. 

• Solo las mujeres la contraen:

No del todo cierto. Aunque es verdad que más mujeres que hombres desarrollan osteoporosis, éstos también pueden verse afectados. De hecho, el 20 por ciento de los hombres blancos no hispanos en Estados Unidos mayores de 50 años sufrirán una fractura ósea relacionada con la osteoporosis en algún momento de sus vidas. Por otro lado, los hombres y mujeres de raza negra están en menor riesgo de osteoporosis, aunque si la desarrollan, presentan un índice similar de fracturas. Según Sellmeyer, los hombres más jóvenes tienen más probabilidad de fracturarse los huesos que las mujeres.

• No hay que preocuparse hasta ser mayor:

Aproximadamente el 90 por ciento de la masa ósea se adquiere a los 18 años en mujeres y a los 20 años en los hombres, según el Centro Nacional de Recursos para Osteoporosis y Enfermedades Relacionadas con los Huesos en Estados Unidos. “Generalmente tiende a pensarse en el riesgo de una fractura después de la menopausia”, sostiene Sellmeyer. “Pero nunca es demasiado pronto para desarrollar los mejores huesos posibles”. Pensar en la salud ósea cuando eres joven y desarrollar buenos hábitos nutricionales a temprana edad, puede ayudar a prevenir problemas más adelante en la vida.

• Los huesos fracturados son el único peligro:

La osteoporosis es una afección grave y algunas veces mortal. Causa fracturas de cadera y, según Sellmeyer, aproximadamente el 25 por ciento de las personas mueren en los primeros 6 a 12 meses después de sufrirla, pues la cirugía de reemplazo de cadera puede causar problemas como arritmias, complicaciones con la anestesia, neumonía, ataques cardíacos e infecciones en adultos mayores.

• Los huesos solo se fracturan con las caídas:

La mayoría de las personas se fracturas los huesos durante una caída, pero algunas veces los huesos débiles simplemente se rompen. “Hay personas que sufren fracturas espontáneas”, aclara Sellmeyer. “Una persona se inclinó para cargar algo en la parte trasera de un camión y esa presión fue suficiente para causar una fractura”. Si tienes osteoporosis, puedes sufrir una fractura por estrés en tu pie simplemente por caminar. “Incluso con fracturas de cadera”, dice Sellmeyer, “algunas personas dirán, ‘lo escuché y lo sentí, pero no me caí’”.

• Puedes sentir tus huesos debilitarse:

Realmente no puedes ver o sentir cuando la osteoporosis aparece. No se puede saber que la tienes hasta que te rompes un hueso. No sientes que tus huesos se debiliten a medida que pierden densidad ósea, ni realmente empiezas a sufrir ninguna consecuencia específica adversa del estilo de vida. Es una enfermedad silenciosa, reitera la especialista. No existe forma de saber si la tienes si no es con una prueba de densidad ósea.

• Los huesos porosos no pueden ser fuertes:

Un diagnóstico de osteoporosis podría significar que realmente se ha tenido una densidad ósea baja toda la vida. En ese caso, “es imposible tratar de que esa densidad sea más alta de lo que ha sido. Sin embargo, la reconstrucción ósea es posible. Los medicamentos pueden incrementarla por un pequeño porcentaje anual durante 3 o 4 años.

Terapias de osteoporosis posmenopáusica

1. Intervenciones no farmacológicas

Se debe mantener una dieta equilibrada. La exposición solar es necesaria para la síntesis de vitamina D, pero a menudo se necesitarán suplementos adicionales. Existe evidencia de que el ejercicio físico que supone carga sobre el esqueleto tiene un efecto positivo, por lo que es recomendable caminar cada día al menos 30 minutos.

Deben evitarse el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, factores asociados a disminución de masa ósea.

Los protectores de cadera parecen reducir ligeramente el riesgo de fractura de cadera. Sin embargo, la mala tolerancia por parte de algunos pacientes, la pobre adherencia y el ligero incremento del riesgo de fracturas pélvicas, limitan su aplicación.

2. Calcio y vitamina D

Las pacientes tratadas con fármacos para la osteoporosis (antirresortivos o anabólicos) deben recibir un aporte adecuado de calcio y vitamina D. La dosis diaria de vitamina D recomendada generalmente es de unas 800-1200 UI/d, aunque algunas pacientes pueden necesitar dosis mayores.

En cuanto al calcio, la ingesta diaria debe ser de 1000-1200 mg/día. Se considera preferible conseguir dicha cantidad mediante la dieta, pero si con ésta no se alcanza, deben añadirse suplementos.

Efectivas campañas de prevención y combate

El 20 de octubre de 1996, la Sociedad Nacional de Osteoporosis de Gran Bretaña lanzó una campaña destinada a prevenir la enfermedad y a concientizar a la población sobre su diagnóstico y tratamiento. De esta forma se dio inicio al Día Mundial de la Osteoporosis.

Desde 1997, la campaña de lucha contra la enfermedad ha estado en manos de la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés). Y a partir de 1998, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha venido participando eficazmente como apoyo en las distintas campañas.

Se calcula que uno de cada cinco hombres y una de cada tres mujeres mayores de 50 años son propensos a tener una fractura osteoporótica. Las más comunes ocurren en la columna vertebral, la muñeca y la cadera. Pueden ser mortales o causar discapacidad a largo plazo. Sin embargo, hoy en día esta enfermedad puede controlarse.

De particular importancia es la labor de la Fundación Internacional Contra la Osteoporosis, institución sin fines de lucro que se dedica a prevenir enfermedades músculo-esqueléticas, que representan una de las principales causas de discapacidad a nivel mundial. A través de sus campañas y actividades buscan ayudar a que las personas puedan envejecer con capacidad de movilidad e independencia.

La fundación está compuesta por médicos, científicos, socios corporativos y pacientes de distintos lugares del mundo, que buscan, y logran en muchos casos, avances en el área de investigación, campañas en políticas de salud y apoyo a favor de la prevención.

La osteoporosis afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y causa 8,9 millones de fracturas aproximadamente.

Consejos para prevenir la osteoporosis:

  • Ingiere calcio regularmente: Se recomienda, durante la menopausia, el consumo de 1.000 a 1.500 mg. de calcio al día.
  • Consume vitamina D: Se recomienda el consumo regular de 800 UI de vitamina D todos los días. Recuerda que la vitamina D se obtiene mediante la acción de los rayos ultravioletas sobre el tejido celular subcutáneo que contribuye a que la vitamina pueda sintetizarse en la piel. Por tanto, tomar el sol con moderación es muy conveniente. Caminar o realizar ejercicio al aire libre puede ser muy beneficioso para tu salud.
  • Haz ejercicio de forma habitual: La actividad física incrementa la masa del hueso en las mujeres, durante la menopausia. Tan sencillo como caminar a paso ligero 30 minutos al día marcará la diferencia.
  • Deja de fumar: Está demostrado científicamente que el tabaco acelera la pérdida de masa ósea. Las medidas descritas pueden ayudar a reducir la pérdida ósea, sin embargo, un porcentaje de mujeres con mayor riesgo de fractura necesitarán tratamiento farmacológico.